Seguros para autónomos del sector de la hostelería. ¿Qué seguros necesita un autónomo?

Qué seguros necesita un autónomo: seguros para autónomos del sector de la hostelería

En esta ocasión vamos a hablar de los seguros para autónomos del sector de la hostelería. Cuando decidimos iniciar una actividad en el sector de la restauración tenemos que tener en cuenta que necesitamos contratar uno o varios seguros para proteger nuestra actividad. Por ello, en esta entrada recogeremos los diferentes seguros para autónomos con actividad hostelera.

¿Qué seguros para autónomos del sector de la hostelería son requeridos?

Las pólizas para restaurantes suelen cubrir tres elementos claves: a los clientes, a los empleados, a los inmuebles o bienes y los daños que pueda ocasionar a terceros.

Como ya comentamos en la primera parte del artículo, el único seguro estrictamente obligatorio por la ley es el Seguro de Responsabilidad Civil. No obstante, en el caso de los seguros para autónomos del sector de la hostelería, es recomendable también el seguro multi-riesgo. Este seguro, suele incluir la garantía de Responsabilidad civil.

Seguro multi-riesgo para restaurantes, bares y cafeterías

La Póliza de Multi-riesgo de Comercios cubren y garantiza una amplia variedad de los daños que pudieran sobrevenir o ser causados a tu negocio. Estas pólizas incluyen una serie de coberturas básicas o automáticas, y aparte otras opcionales o alternativas. Estas deben ser incluidas y contratadas cuando se hace la póliza para que queden cubiertas.

En la póliza Multi-riesgo podemos asegurar bajo la estructura del local lo que se llama en términos aseguradores el Continente) y todos los bienes, mobiliario y decoración, maquinaria, equipos electrónicos y existencias que hay dentro (el contenido).

Además, si el autónomo es inquilino y o arrendatario y ha llevado o efectuado obras de acondicionamiento y mejoras del local Asegurado, puede asegurarlas como Obras de reforma o como lo que denominamos Continente a Primer Riesgo.

¿Qué garantías para autónomos del sector de la hostelería son recomendables?

Existen multitud de coberturas para proteger al autónomo y su negocio de multitud de accidentes y posibles catástrofes. Estas son las coberturas más destacadas.

Cobertura de daños en el contenido y el continente

La mayoría de seguros para restaurantes tienen entre sus garantías coberturas para el continente y el contenido en caso de incendio, caída de rayos, explosiones, fenómenos de la naturaleza e incluso inundaciones.

En primer lugar, hay que tener claro que el continente es la estructura física del edificio del comercio, es decir, los cimientos, muros, instalaciones fijas del local como la eléctrica o la calefacción, pinturas, etc.

Por otro lado, el contenido se refiere a los bienes que se encuentran en el interior del edificio como el mobiliario, la mercancía, los bienes de terceros o los objetos de valor.

Coberturas de daños eléctricos

La cobertura por daños eléctricos es común en los seguros para restaurantes. Esta cubre los daños que sufran las instalaciones eléctricas y sus accesorios por motivos como las corrientes anormales, cortocircuitos, caída de un rayo, etc.

Cobertura contra incendios

Normalmente las compañías que cuentan con la garantía de incendios en sus pólizas para restaurantes se encargan de cubrir los daños materiales por la acción directa del fuego en bienes asegurados.

Dentro de esta cobertura se podría indemnizar también al asegurado por los daños en los productos, provocados a la hora de extinguir el incendio, como, por ejemplo, el deterioro del mobiliario o los alimentos por el uso de espuma por parte de los bomberos.

Contra explosión, implosión o caída de rayos

Las pólizas también suelen incluir en su condicionado la cobertura de los daños materiales en los bienes causados por una explosión, implosión o caída de rayos. La garantía se suele aplicar, aunque no ocurra un incendio posterior.

Cobertura contra daños por agua

Existen coberturas que se encargan de garantizar la indemnización por los daños materiales directos ocasionados por el agua a los bienes asegurados. Estos daños pueden ocasionarse por un reventón de las cañerías, roturas de las tuberías, escapes o goteras procedentes de locales contiguos o superiores.

Existen aseguradoras que también contemplan en su condicionado la indemnización en caso de que, por olvido, no se cierren los grifos o las llaves de paso de agua.

Fenómenos naturales

En muchos casos se garantizan los daños materiales causados directamente por la acción de la lluvia, pedrisco, nieve y viento, siempre que los siniestros causados por estos riesgos no tengan la consideración de fenómenos extraordinarios, ya que en este caso sería el Consorcio de Compensación de Seguros el encargado de cubrirlos y no la compañía aseguradora.

Contra robo

La cobertura por robo y expoliación suele estar incluida en las pólizas para un restaurante o bar. Mediante esta garantía se protege el negocio asegurado de los daños materiales y pérdidas por la desaparición o destrucción de los bienes a causa de un robo.

Muchas pólizas diferencian el contenido del continente en la cobertura por robo. Es aconsejable revisar el condicionado, ya que puede que alguno de estos elementos no esté incluido y en caso de robo no ser indemnizado.

Al asegurar el contenido, conviene tener en cuenta también las condiciones necesarias para recibir indemnización en caso de sufrir robo de dinero en el restaurante. Hay pólizas que diferencian si el efectivo estaba dentro de la caja registradora o no para establecer la cuantía de la compensación. Otra de las garantías que puede incluir la cobertura por robo es la expoliación a los transportistas, siempre y cuando el contenido esté incluido.

La infidelidad de empleados suele ser un riesgo asegurado en las pólizas para restaurantes. Este tipo de garantía protege al asegurado de las pérdidas que sufra por culpa del robo, malversación, desfalco o falsificación de sus empleados dados de alta en la Seguridad Social.

Deterioro de mercancías refrigeradas

Las mercancías guardadas en neveras o cámaras refrigeradas también se pueden asegurar en las pólizas de hostelería. Este tipo de cobertura garantiza las pérdidas o daños por el deterioro de los alimentos y productos en aparatos frigoríficos del establecimiento.

Por lo general, las compañías suelen indemnizar en estos casos siempre que se produzca una avería en la cámara, una elevación o descenso de la temperatura por un defecto del aparato, o incluso un corte de energía eléctrica que paralice la actividad del aparato.

Pérdida de beneficio

Este seguro protege al autónomo frente a posibles pérdidas de rendimiento económico, debidas a una interrupción parcial o total de la actividad. Estas pérdidas han de tener su origen en un daño material causado a los bienes asegurados y cubierto por las siguientes coberturas: incendio, explosión, caída del rayo, humo, impacto de objetos, detonaciones sónicas, daños eléctricos, actos de vandalismo, fenómenos atmosféricos, derrames de agua u otros líquidos…

Incluye también las pérdidas por la imposibilidad o dificultad de acceso al local asegurado, particularmente en caso de prohibición por las autoridades competentes, como consecuencia de un incendio o explosión ocurrido en locales de la vecindad del riesgo asegurado.

Garantía de responsabilidad civil para restaurantes, bares y cafeterías

Casi todos los seguros de restauración incluyen coberturas en materia de responsabilidad civil. Al ejercer la actividad profesional, un cocinero, camarero o incluso el local pueden provocar un perjuicio a un tercero. Por ejemplo, un error o una negligencia en la elaboración de la comida pueden causar intoxicaciones a los clientes. Por este motivo, la cobertura de Responsabilidad Civil cubre a los asegurados frente a los daños que puedan ocasionar a terceros. En un restaurante se puede cubrir distintos tipos de responsabilidad civil.

Responsabilidad civil patronal

Este tipo de cobertura se encarga de proteger al propietario del negocio asegurado frente a los daños que pueda ocasionar a sus trabajadores. De esta forma, la aseguradora compensaría las reclamaciones que realizasen los asalariados. Siempre que fueran víctimas de accidentes de trabajo en los que el empresario hubiese podido tener culpa. Por ejemplo, la demanda de un empleado que tenga un percance en una cocina sin las medidas de seguridad requeridas.

Responsabilidad civil de producto

En este caso la compañía se encargaría de indemnizar a los clientes de un restaurante asegurado por haber sufrido daños ocasionados por productos alimentarios producidos en el local. Esto ocurre, por ejemplo, cuando se sirve un pescado o carne en mal estado y se provoca una intoxicación al comensal.

Responsabilidad civil de Explotación

Se trata de una cobertura de Responsabilidad Civil general, que responde de los daños materiales o personales producidos a terceros. Por ejemplo, si un cliente entra en el local y se resbala porque el suelo está mojado, los daños que pudiese sufrir estarían cubiertos por esta garantía.

Responsabilidad civil locativa

En un restaurante situado en un local de alquiler, esta cobertura cubre al empresario arrendador frente a los daños que pueda ocasionar en el local. De esta manera estaría protegido frente a las reclamaciones del arrendatario.

Conclusión

Como hemos comprobado, el caso de los seguros para autónomos del sector de la hostelería es especialmente delicado. Esto se debe a la multitud de riesgos a los que se encuentran expuestos sus negocios. Es por ello que los seguros opcionales para autónomos adquieren una gran importancia para ellos y existe tal variedad de coberturas.

En el próximo y último capítulo de nuestro artículo abordaremos otro de los casos más peculiares, el de los seguros para peluquerías.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *