Seguro para comunidades, ¿Por qué contratarlo?

A la hora de elegir vivienda, uno de los factores clave es el entorno y uno de nuestros entornos más directos es nuestra comunidad de vecinos. En Berribide Correduría de seguros, hoy hablaremos sobre la necesidad de tener un seguro multirriesgo para comunidades.

¿Por qué es necesario contratar un seguro para comunidades?

Todas aquellas personas que hayan convivido alguna vez en una comunidad de vecinos pueden confirmar lo importante que es tener una relación cordial. En la convivencia entre propietarios, siempre hay que tomar decisiones, que incumben a todos los dueños, y las diferencias de opinión, sobre todo a la hora de tener que sacar la cartera, pueden crear conflictos. No es difícil escuchar incidentes ocurridos por disputas vecinales, que inevitablemente provocan un malestar y una incomodidad en toda la comunidad.

Una de las razones principales de este tipo de desacuerdos suelen ser las cuotas extraordinarias que se recaudan para hacer frente a determinados gastos imprevistos, más conocidas como derramas. Estas son gastos que no estaban contemplados en los gastos comunes y corrientes de la comunidad, y para las cuales es necesario reunir a los propietarios de las viviendas para celebrar una junta extraordinaria y aprobar la derrama.

Es en estas reuniones donde suelen surgir disconformidades entre algunos vecinos, que pueden generar ambientes violentos.

Por esta razón, siempre es aconsejable contratar un seguro multirriesgo para comunidades. Puesto que mediante estos seguros, las probabilidades de que sucedan este tipo de disputas entre vecinos es mucho menor. Dado que mediante las garantías contratadas en la póliza se pueden evitar muchas de las derramas.

¿En qué consiste un seguro para comunidades?

Un seguro para comunidades, es un seguro multirriesgo que cubre diferentes tipos de siniestros que afecten tanto al edificio como a la convivencia. Estos suelen ser contratados por comunidades de propietarios de un edificio o urbanización, con el objetivo de asegurar posibles incidentes en la misma.

Evidentemente, cada comunidad es diferente, dado que las zonas comunes de cada una pueden ser muy variadas: Desde un edificio con un portal, un ascensor y la fachada como únicas zonas comunes, hasta una urbanización con piscina, pistas deportivas, gimnasio, servicio de mantenimiento e incluso seguridad. Por lo que sin lugar a dudas, los tipos de seguros para comunidades tienen que adecuarse al tipo de comunidad y adaptar las coberturas.

¿Qué puede cubrir un seguro multirriesgo para comunidades de propietarios?

Las coberturas que pueden ofrecer los seguros para comunidades son muy diversas por lo que las corredurías de seguros, ofrecen diferentes coberturas entre las que se encuentran:

Asistencia 24h

Uno de los conflictos más recurrentes suele ser por daños en zonas comunes. La cobertura de asistencia en 24h se encarga de enviar un profesional para la reparación de la zona dañada en menos de 24h.

Reclamación de morosos e impago de propietarios

Nunca es agradable tener que reclamar dinero, y mucho menos a personas que conoces y que tendrás que seguir viendo a diario en tu portal, en el ascensor o en el rellano, esta cobertura dentro del seguro para comunidades ofrece responsabilizarse de las reclamaciones en caso de impagos.

Incendio, rayo o explosión

Los daños, como los que puede causar un rayo, no se pueden prever, son incidencias que están fuera de nuestro control, pero que podrían causarnos múltiples daños personales y materiales en todos los equipos conectados a la red, en el ascensor…. Aunque muchos edificios disponen de un pararrayos, no son siempre obligatorios, y siempre cabe la posibilidad de que nuestro edificio sufra este tipo de incidentes.

Lamentablemente los incendios y explosiones suceden cada día en hogares, dejando a familias sin vivienda y generando innumerables pérdidas materiales y personales. Por esta razón, este tipo de coberturas son básicas en los seguros de comunidades.

Daños por agua, daños eléctricos y daños estéticos

Los daños por agua son una de las coberturas más necesarias en las comunidades de vecinos, dado que los daños más comunes suelen ser por rotura de tuberías,  goteras, o filtraciones. La garantía de goteras y filtraciones cubre los daños que estas produzcan siempre que la comunidad repare el origen de los daños. Además de esto, la cobertura de daños por agua también podría incluir los desatascos e incluso el exceso del consumo de agua.

Así mismo, los daños eléctricos y estéticos, aunque no sean tan comunes como los generados por el agua, pueden afectar a toda la comunidad. Estos incluyen desde la iluminación del portal y la avería del portero hasta cualquier elemento eléctrico del que pueda disponer la comunidad.

Roturas de cristales

Las roturas de cristales en las zonas comunes, suelen ocurrir principalmente en las puertas de portal, o en zonas como escaleras o descansillos con ventanas. Esta cobertura asegura la reparación tanto de cristales como de lozas sanitarias.

Robos y actos vandálicos

Gracias a la garantía de robo en un seguro de comunidad, los propietarios pueden beneficiarse de la cobertura de robos de objetos comunes y de daños en las estancias comunes, incluyendo también los daños a las puertas de las viviendas privadas. Este tipo de cobertura también se hace cargo de los costes que pueda ocasionar el acto vandálico en las zonas comunes de la comunidad de propietarios intentando minimizar los perjuicios ocasionados.

Responsabilidad civil 

Las coberturas de responsabilidad civil cubren los daños a terceras personas ocasionados por la comunidad. Por ejemplo, pueden producirse daños del inmueble, de los empleados (en caso de tenerlos), entre copropietarios e inquilinos, de la Junta Directiva (causados por las repercusiones que puedan haber tenido sus decisiones frente a terceros) e incluso por contaminaciones causadas por la comunidad.

Otras coberturas de los seguros de comunidades

Además de las ocho coberturas mencionadas anteriormente, existen también las de defensa jurídica, la de servicio control de plagas, de reposición de llaves y cerraduras y de asesoramiento ITE. Esta última consiste en un servicio de asesoramiento para la solución de diferentes problemas que afectan a la conservación y el mantenimiento del edificio o la urbanización.

Daños Comunes y daños privativos

Las garantías mencionadas anteriormente, pueden incluir coberturas sólo de daños comunes, lo que suele ser más habitual, o también daños privativos. Para decidir los daños que necesita una comunidad, antes deberemos saber la diferencia entre daños comunes y daños privativos.

Los daños comunes incluyen todos aquellos elementos que compartan varias viviendas, como pueden ser patios, pasillos, escaleras, cerramientos de zonas comunes… En caso de que sufran algún tipo de daño, la comunidad debe responsabilizarse de ellos. Por otro lado, los daños privativos son aquellos elementos que pertenecen exclusivamente a una vivienda o propietario, como las propias viviendas o trasteros.

Conclusión ¿qué coberturas debería contratar en el seguro de la comunidad comunes y daños privativos de vecinos?

Después del artículo de hoy te preguntarás qué coberturas deberíais contratar en tu comunidad de vecinos. Como ya hemos visto, esto siempre dependerá del tipo de edificio o urbanización que compartáis, de los espacios comunes de los que dispongáis, y de las coberturas que podáis necesitar.

Aunque, el primer paso que hay que tomar antes de contratar un seguro para comunidades, siempre será la convocatoria de una junta extraordinaria de vecinos, para poner en común las opciones y las diferentes opiniones de cada propietario. Desde Berribide Correduría de seguros, te deseamos suerte con este primer paso. 

En caso de que tengas dudas sobre el tipo de coberturas que necesitáis en tu comunidad, no dudes en contar con nosotros.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. Te esperamos en el próximo.

¡Hasta pronto!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.